:)

Los niños saben intuitivamente como la vida es milagrosa.
Nosotros tambièn lo sabemos,
porquè alguna vez fuimos niños

y nuestro lado infantil no morirà nunca.
Podemos olvidar la ingenuidad, encerrarla...
pero ella continuara existiendo mientras vivamos.
Cuando aprendemos la lecciòn de nustros dias,
combinamos el entusiasmo infantil

con la sabiduria de la experiencia.

Para esto, es necesario "nacer de nuevo".